lunes, 1 de diciembre de 2008

C-86 (la cinta)

Era marzo de 1998, César se acaba de comprar el número 150 del Rockdelux (Jarvis Cocker en la portada) en Valencia y llegó entusiasmado con el casete que regalaba la revista en aquella ocasión.

Se trataba de una selección de grupos del sello Creation que incluía a The Jesús & Mary Chain, Teenage Fanclub, St. Etienne, Bernard Butler, Primal Scream, Hurricane#1, Ultra Living, Arnold y 3 Colours Red. Molaba, definitivamente molaba cuando nos la pinchaba en alguna sesión etílico rocanrolera en su antigua casa.

Gracias a esta cinta descubrimos que el New Musical Express ya hacía esos obsequios desde hacía un tiempo. Tanto es así que se habían llegado a crear “pequeñas escenas” alrededor de sus cintas más logradas. De especial mención son las c-81 y c-86, que habían recibido esos nombres como homenaje a las cintas caseras que se grababan por la época (c-60, c-90), y en clara alusión al amateurismo encantador de alguno de los grupos que en ellas despuntaban.

La cinta c-81 nació en plena evolución de la New Wave, impulsada por el sello Rough Trade, y agrupó a bandas que usaban las guitarras como motor principal de expresión. Grupos como Buzzcocks, Pere Ubu, The Raincoats, The Aztec Camera, Blue Orchids, Red Crayola, Cabaret Voltaire, The Beat o los Orange Juice de Edwin Collins.

Una recopilación vibrante, en suma, la del c-81 que ponía el listón muy alto a la que supondría su tardía continuación, c-86. La cinta número 23 en la historia de la reconocida revista británica (NME 022) y que se enviaba a los lectores por correo previo pago de unas míseras libras.

Pese a la presencia de grupos con un sonido más “duro” en la recopilación, el C86 ha trascendido como una generación de grupos influenciados por el éxito enorme de los Smiths, el twee, el jangle y las guitarras cristalinas de los Byrds. Un total de 22 grupos, y abriendo la cinta unos incipientes Primal Scream (con un look y unas querencias evidentes hacia, precisamente, The Byrds) abordando su “Velocity Girl”, canción que, podríamos decir, fusilaron The Stone Roses años después titulándola “Made of Stone”. Encontramos, además, a otras leyendas alternativas como The Wedding Present, The Soup Dragons o The Pastels, entre otras bandas que apenas trascendieron o que poco más llegaron a publicar.

Un abanico interesante de grupos, actitud punk, filosofía DIY (do it yourself), para una antología de lo que podemos denominar nacimiento del indie tal y como se entendió después. Se echan en falta algunas bandas de la época que bien podrían haber sido incluidas (Televisión Personalities o The Swell Maps) y otras, que después han ido asociadas a ese movimiento y que, sin embargo, no aparecían en la cinta (Talulah Gosh o The BMX Bandits). Lo que no resta un ápice de calidad a este documento histórico de la música contemporánea.

El listado completo de canciones que componía la cinta es el siguiente;

Cara A

1. Primal Scream. Velocity Girl
2. Mighty Lemon Drops. Happy Head
3. The Soup Dragons. Pleasantly Surprised
4. Wolfhounds. Feelig so strange again
5. The Bodines. Therese
6. Mighty Mighty. Law
7. Bogshed. Run to the temple
8. Stump. Buffalo
9. A Witness. Sharpened Sticks
10. The Pastels. Breaking Lines
11. Age of Change. From now on, this will be your God

Cara B

1. Miaow. Sport most royal
2. Close Lobsters. Firestation Flowers
3. Half Man Half Biscuit. I hate nerys hughes (from the heart)
4. The Servants. Transparent
5. Mackencies. Big Jim (there’s no pubs in heaven)
6. Big Flame. New way (quick washand brush with liberation theology)
7. The wedding Present. This boy can wait (a bit longer)
8. Shop Assistants. It’s up to you
9. We’ve got a Fuzzbox. Console me
10. Mc Carthy. Celestial city
11. The Shrubs. Bullfighter’s bones

El espíritu c-86 lo mantuvieron posteriormente vivo algunas discográficas (con Sarah Records a la cabeza, pero también otras, entre las que incluiría a Elefant Records) y bandas como Belle & Sebastián, Bis, Momus o los diferentes proyectos de Amelia Fletcher. Pero esto es ya otra historia.

Antonio


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me sonrio de saber que hice bien en conservar en perfecto estado mi walkman generación del 98 -no la de Juan Ramón Jiménez, sino la de año del gol antológico de Raúl al Vasco de Gama-. Vaya cintacas más buenas!

Antonio dijo...

Completamente de acuerdo, la factura de ese gol, el aguanís todavía vivo, en fin...Conserva ese Walkman, y las cintas, que pueden suponer el próximo revival, ¿Quién sabe?¿Quién sabe?