lunes, 26 de octubre de 2009

Nick Cave, God is in the house



Nick Cave, Casino l'Aliança de Poble Nou, Barcelona, 24 de octubre de 2009

Me decían que la sexta entrega de Saw se ha calificado como X y, por tanto, tan sólo podrá ser exhibida en salas de este género. Bien, pues siguiendo este baremo tal vez el show que nos brindó Nick Cave en el Casino L’Aliança de Poble Nou también debería haber sido relegado a estos cines. No así el corto que abría la velada que narraba la historia del “buen vendedor”.

Digo esto por la carga erótica del libro que vino a presentar, “The death of Bunny Munro” (edita Papel de Liar), y del cual se procedió a la lectura de tres fragmentos. El propio Cave nos leyó en persona los capítulos 3 y 13, mientras que Álex Brendemühl se encargó de destripar un divertidísimo capítulo 15, en este caso en español.

Muy interesante la nueva novela del australiano. Pero la velada no se compuso tan sólo de literatura. Las tres lecturas fueron solamente el eje de un recital dividido en tres bloques (bises aparte).

Nick Cave nos regaló muchos de sus clásicos y abrió una ronda de preguntas permanente mediante la cual supimos, ente otras cosas, que el próximo disco de Grinderman saldrá el año próximo, que no escucha a grupos actuales (aunque instó a un espectador a que le pasara una lista de recomendaciones) y que su héroe es, como no, Johnny Cash.

Estuvo irónico y cercano el bardo de las antípodas, muy desenvuelto, tanto que llegó a instituir un nuevo Papa para la ocasión, bailó en la distancia con una espectadora que trataba de seducirlo desde la platea, mandó que jodieran a otro admirador y bromeó acerca de lo que contenía la taza de la que estuvo bebiendo toda la noche. Ante la curiosidad de un espectador él se la sació asegurándole que no era otra cosa que crack lo que contenía su taza.

Eso si, no le sentó nada bien cuando desde el patio de butacas le dijeron que su nueva novela recordaba en algunos momentos a “La Carretera” de Cormac McCarthy.

Más de dos horas de espectáculo. Pero entendiendo espectáculo en su significado más amplio. Nick Cave estaba con ganas, si quizás también algo "sobre estimulado", pero mostró una generosidad y un sentido del humor que lo alejaban de ese rol de artista maldito que parece perseguirle.

Cave vino acompañado para la ocasión por Martyn Casey al bajo y la copa de vino y por su mano derecha, el fantástico Warren Ellis, que se ocupó de la percusión, maracas, guitarras, violín y flauta travesera. Nick Cave, por su parte, con su impoluto traje de raya diplomática, ahora se acercaba al piano para después colgarse la eléctrica dejando para la siguiente la acústica. También usó los tacones de sus relucientes zapatos como un instrumento más con una pericia increíble.

Cave repasó canciones de toda su discografía, alternando momentos reposados con otros más furiosos y potentes, pero siempre con la sensación de que iba a ser la última canción que interpretaran en esta vida. “The weeping song”, “Hold on to yourself” (me acordé mucho de Alberto Barbagallo, que la adora), “God is in the house”, "The love letter", “Into my arms”, “Dig, Lazarus, dig!”, “The Ship song”, “The Mercy Seat"... así hasta 18 canciones, incluyendo la primera interpretación del trio de “Midnight man”, que el australiano nos dijo que podría tender al desastre pero que resolvieron de un modo espléndido. Para el bis se reservaron “Lime tree arbour”, “Red right hand” y “Lucy”.

Tras la tremenda demostración de facultades, Nick Cave se sentó al borde del escenario a firmar libros y discos y a retratarse con unos fans emocionadísimos ante la oportunidad de acercarse al genio. Más de una hora estuvo allí el australiano, para desesperación de los servicios de seguridad del Casino. Que gran tipo.

Antonio

3 comentarios:

dijo...

Espero que no te moleste que siga cada una de tus letras.... y espero que mucho menos te moleste que te publique en mi blog.

Yo ya te lo dije dijo...

En absoluto, para eso estamos compañero... Dino cúal es tu blog para que podamos seguirlo...

Un saludo, amig@ y para lo que quieras...

Yo ya te lo dije

dijo...

Hola.
Soy amiga y mi blog es:
http://botelladecianuro.blogspot.com/

Gracias por permitirme tomar prestado tu link para mi
publicación en el blog.

Nos leemos pronto.