jueves, 29 de enero de 2009

Big Star (¿El grupo perfecto?)

Dice la leyenda que el POP se asienta sobre una sólida base cimentada por la letra B. B de The Beatles, The Beach Boys, The Byrds, Big Star, Badfinger, Buzzcocks y Belle & Sebastian (¿Incluimos a Brighton 64? venga, vale), quienes forman un exclusivo grupo de bandas dotados de un talento especial para la melodía y la canción redonda.

Si le dicen a Alex Chilton, sin embargo, a mediados de los setenta, que se estaría hablando a esta altura del partido de Big Star en estos términos seguramente habría creido que se trataba de otra de sus constantes manias.

Porque así es, Big Star pasaron desapercibidos para el gran público con sus primeras y fantásticas grabaciones. Tanto es así, que su disco más elogiado, “Third / Sisters Lovers” fue publicado (no sin multitud de problemas) cuando el grupo ya había dejado de existir, cuando los miembros supervivientes habían abandonado ya toda esperanza de éxito.

Big Star nació en la ciudad de Memphis (Tennesse) recién iniciada la década de los setenta, y aunque posteriormente lideró incontestáblemente el grupo, Alex Chilton no se encontraba en la formación original. La misma la componían Chris Bell (guitarra y voz), Steve Ray (guitarra), Andy Hummel (bajo) y Jody Stephens (batería), denominándose, entonces, Ice Water.

Cuentan con algunas similitudes en su gestación con The Beatles. Tardaron un tiempo en componer su cuarteto definitivo y mostraban una querencia absoluta por el sonido de la década anterior. En especial, Chris Bell, gran apasionado de la British Invasion.

Chilton, amigo de la infancia de Bell, y triunfador prematuro en la década anterior (a los 16 años destacó con los seminales Box Tops), sustituyó a Steve Ray, quien intuyendo escaso futuro a su aventura musical decidió terminar sus estudios (cosa que, efectivamente, hizo) y abandonar la banda, que entonces pasó a llamarse Big Star. El nombre fue extraído de una tienda de alimentación de su Memphis natal. Alex Chilton aparcaba así momentáneamente su emergente carrera en solitario que pretendía lanzar desde Nueva York.

En 1972 se publicaría “#1 Record”, excepcional tratado de pop atemporal con sobresalientes gemas de la talla de “Thirteen”, “Feel” o “The Ballad of El Goodoo”. La dirección del sonido de la banda la marcaba por aquel entonces Chris Bell quien, según palabras de Andy Hummel “tuvo mucha ayuda de Alex en “#1 Record”, pero fue Bell el verdadero cerebro de esta grabación. Era el único de nosotros por esa época que sabía cómo grabar”.

La escasa repercusión comercial del disco llevó a la banda a plantearse un hipotético cambio de registro. Bell estaba absolutamente en contra, y pretendía continuar por una línea de pop sesentero, con arreglos cuidados y producción exuberante, mientras que Chilton, más orientado al directo, pretendía un sonido algo más crudo y espontáneo. Esta colisión propició la salida de Bell de la banda a quien otra colisión, esta vez en un accidente de tráfico, le costó la vida en 1978. Antes había lanzado un sencillo en solitario, el apabullante “I am the Cosmos” (que daría nombre al álbum que se publicaría unos años después a modo póstumo), con colaboración del propio Chilton.

Parecía que sin Bell en el grupo , la continuidad de Big Star no tenía sentido, por lo que Alex Chilton retomó su carrera en solitario. Sin embargo, en una convención de compositores en la que coincidieron los tres miembros supervivientes, decidieron volver a probar fortuna, y así en 1973 publicaron “Radio City”, otro excepcional trabajo, algo más oscuro y que contenía alguna pieza firmada por Bell. El clásico “September Gurls” (¿Os acordáis de la versión que hicieron Belle & Sebastian y Teenage Fanclub juntos del mismo en el PS 2003?) lo encontramos en este disco que, pese a su brillantez, volvió a pasar desapercibido, motivando la salida del grupo de Andy Hummel (susituido por John Lightman en los directos posteriores).

Chilton se vio, tras este nuevo fracaso, sumido en una profunda crisis personal, agravada por su desmedida afición por el alcohol. Pese a todo, fue capaz de otorgar una lección magistral de composición con el tercer LP del grupo. “Third / Sisters Lovers” es su título, y, en realidad, es prácticamente un disco en solitario del ex box tops. El álbum destila melancolía, angustia y desasosiego, además de una rabia contenida motivada por la incomprensión. Él era consciente de la calidad de su trabajo y no entendía el ninguneo al que se había visto sometido el mismo tras el cambio de década.

El tono oscuro en lo musical se uniría al no menos oscuro en su elaboración. Estamos ante otro de los discos malditos del rock and roll. Otro disco de culto, el cual no vería la luz hasta tres años después de su grabación (cuando la banda ya no existía como tal), tiempo en el que estuvo girando de despacho en despacho, de discográfica en discográfica tratando de ver la luz. Al final, fue el sello Aura Records (posteriormente también PVC) quien se atrevió a sacar al mercado esta obra maestra.

Es el grito del desencanto, de la autodestrucción, del cinismo. Escucha sino “Holocaust” con las persianas bajadas y verás.

Por cierto, a modo de anécdota, el título del disco debe su nombre al hecho de que Chilton y Stephens, los dos miembros originarios supervivientes, estaban saliendo con dos hermanas en la época, los muy picarones.

Posteriormente, Alex Chilton retomaría su carrera como solista, aunque se alejaría del sonido de la banda madre. Y, cuando ya pocos podían esperarlo, en 1993 Big Star volvieron a reunirse, cuando dos de sus más acérrimos fans, Jon Auer y Ken Stringfellow (miembros de los Posies) unieron fuerzas con Chilton y Jody Stephens para actuar en la universidad de Missouri. Concierto que fue grabado y editado posteriormente por Zoo Entertainment/BMG.

Los nuevos Big Star regresaron a Ardent Studios a comienzos de 2004 para trabajar en un nuevo álbum de larga duración. El trabajo resultante, titulado "In Space", fue editado el 27 de Septiembre de 2005 por el sello Rykodisc y conserva todavía la esencia del gran grupo que es Big Star. El próximo 28 de Abril estarán tocando en España en el Teatro Cervantes de Málaga...¿Alguien piensa perdérselo?


Antonio

1 comentario:

Yo ya te lo dije dijo...

Podríamos añadir a esa lista de B's a reivinidicar a otros muchos artistas: Los Bravos y Los Brincos, Burt Bacharach, Los Buenos (los de antes y los de después), los mismos Box Tops...Si queréis añadir más nombres a esta lista, se abre la veda...¡ya!