lunes, 7 de marzo de 2011

Sixties Rock Weekend (segunda parte)

El papel para el sábado estaba prácticamente agotado. El tirón de Los Hellacopters por estas tierras es innegable y la parroquia no quería desaprovechar la ocasión para comprobar en directo el potencial del nuevo proyecto de Nick Royale. Pero antes habría más cosas.

La proyección cinematográfica de este año tuvo lugar de nuevo en la Sala Sinfónica al despuntar la tarde y el título elegido para la ocasión fue "Flint-in like Flint", película dirigida por Gordon Douglas en 1967, con un sensacional James Coburn en el papel protagonista.
.
Volviendo a la música. The Small Jackets eran el primer grupo italiano en pasar por el Sixties y el encargado de abrir la jornada de clausura. Su rock clásico orientado hacia el sur y con parada y fonda en los años setenta les ha valido para acompañar a The Imperial State Electric en su gira. La amistad con la banda de Nick Royale viene de lejos y la influencia de Hellacopters en su música es palpable, como lo es su tendencia al hard rock y a los desarrollos densos y desproporcionados. Para la ocasión, Lu Silver, voz y guitarra rítmica del cuarteto lució un look a mitad de camino entre John Galliano y un indio arapahoe muy acorde con lo que nos proponían desde el escenario, en nuestro opinión algo fuera de lugar en este festival, pero que hubiera hecho las delicias de los fans de AC/DC o Guns’n’Roses.

Después la velada dio un giro enorme para trasladarnos al fantástico universo que representan The Confidents, éstos funcionan como septeto desde la incorporación del guitarrista de Los Soberanos, Emanuele Guitar (a quien alguno le vio cierto parecido con Charles Bronson), que integraría el grueso instrumental que completan Álex García, a la guitarra, Xavier F., al bajo y Joan Codina tras los tambores, y que acompañan a la solista, Diana D.F., y a sus dos infalibles coristas, África Ligero y Raquel Ares. El grupo desplegó un arrollador espectáculo cimentado en el beat, el soul y el rock'n'roll, con unas animadas y trabajadas coreografías que evidenciaban un sentido homenaje a los grupos de chicas de los sesenta. El repertorio estuvo repleto de versiones del más distinto pelaje que el septeto se encargó de llevar a su terreno con gran maestría, así vimos como se apoderaban del estándar de Chan Romero, "Hippy Hippy Shake", de "Love Potion #9" (original del dúo Leiber/Stoller y popularizada por The Clovers o The Coasters enre otros muchos), de "Twistin' the night away" de Sam Cooke, de "Some other guy" (también de Leiber/Stoller y que interpretaran The Beatles), de "Stop, look and listend" de The Chiffons, de "How can I make her mine" de Bobby Roberts and The Ravons o del "Break it all" de los Shakers, por citar unas cuantas. Todo ello salpicado con diversas composiciones propias (algunas inlcuidas en su single de 2009, "The Confidents", Butterfly Records, But-31), unas ganas temendas de hacer disfrutar a la concurrencia y un look sumamente apropiado y revelador nos hicieron disfrutar en un viaje en el tiempo que supo a gloria entre tanto guitarrazo.
.
Guitarrazos que no tardaron en regresar. Chico Boom daban el que sería su último show bajo este nombre y el segundo bajo la nueva denominación, Supersweet. El grupo no se prodiga en exceso sobre los escenarios (de hecho llevaban 10 años sin tocar en Castellón), algo extraño tras ver cómo disfrutan sobre el mismo. Los donostiarras salieron en formato de trío, con Imanol G.A., Álvaro Turrión y Andoni Etxebeste, a la guitarra, teclado y batería. Lograron un sonido envolvente y poderoso que remitía a una sucesión de bandas británicas que iría desde The Who hasta The Vines, pasando por Kula Shaker o The Prisoners. El teclista se desdobló para poner su parte en la sección rítmica e importantes aportes en lo melódico, el batería lo daba absolutamente todo, llegando a romper incluso un pedal mientras le hacían un detallado reportaje fotográfico para la web de bateristas www.herecomesthedrummer.com . Ni que decir tiene que la única guitarra sobre el escenario aullaba sin opción a réplica. Imanol, tocado con un elegante bombín, no se lo habría premitido. Una actuación que cogió por sorpresa a más de uno y que se convirtió, por méritos propios, en uno de los momentos álgidos del festival.

The Jaybirds son la polla, los putos amos, y no lo digo yo, si no que fue así como ellos mismos se presentaron a un Auditori deseoso de disfrutar del vendaval de rhythm & blues primigenio que suponen los austriacos. La entrada no pudo ser más sintomática, "Fortune teller" de los Rolling Stones, en lo que supuso toda una declaración de principios y el inicio de un set arrebatador. Tras esto un repaso por algunas de las mejores canciones repartidas en sus tres discos de estudio, haciendo especial hincapié en los temas de su último trabajo, "Naked as The Jaybirds" (Time for action, 2010) y revisando ese pequeño clásico del freakbeat que es "My father name is dad" de The Fire. El grupo se fue sintiendo cada vez más cómodo y terminaría con el público rendido a sus pies cuando se retiraron dejando tras de si los últimos acordes de "Save your soul". The Jaybirds tienen todo lo que sus compatriotas The Attention! presuponen a un grupo que transite este género, y además, como comprobaríamos después en su camerinos, Bernhard, Pat, Norb, Markus y Thomas son adorables en las distancias cortas y conocen en profundidad la escena sixty española, pero de esto ya os hablaremos más adelante.

"El público español y el italiano son, sin duda, nuestros favoritos y es en esos paises donde tenemos nuestra mayor comunidad de fans" (Bernhard BJ, cantante de The Jaybirds)

Y llegaba el turno para The Imperial State Electric, el grupo que logró congregar a más publico de todo el fin de semana. Nick Royale, ataviado con su sempiterna gorra militar de plato lidera a estos chicos desde que en 2008 diera carpetazo a los Hellacopters, y llegó a Castellón con ganas de demostrar que el que tuvo retuvo. Su nueva banda osciló entre el hard powerpop de canciones como "Resign" o la tremenda "A holiday from my vacation", con la que arrancaron su set, y temas mucho más contundentes que les acercan al rock de The Black Sabbath, como pueden ser "Deja vu" o "I don't know". No pudimos disfrutar de todo el recital porque estábamos reunidos con los Jaybirds, pero la cara de satisfacción de Iván dejaba a las claras que su apuesta había sido certera. El caudal sónico que manaba desde el escenario, desde luego, era acongojante. La fogosidad y enardecimiento de las melenas que poblaban las primeras filas podrían dar fe de ello. Pero nosotros, sinceramente, frecuentamos otros terrenos.

Tras la descarga de Imperial State Electric, los pinchadiscos tuvieron que entregarse para superar esas volutas de rock metálico que se negaban a abandonar la sala. Sin embargo, el Capitán Groovy Dj y ese persistente animador de este festival que es Toni Valer-Oh, se las ingeniaron para que hasta los ataviados con camisetas de Barón Rojo o DIO, que los había, contoneasen sus caderas al son de ritmos sixties de corte más clásico.

Y así llegamos al final de esta edición de un Festival al que siempre nos cuesta ponerle un pero más allá de puntuales afinidades musicales (tal vez la coincidencia con el Surforama valenciano). La organización, con María e Iván a la cabeza son para quitarse el sombrero, como también lo son el resto del staff e implicados con el evento.

En esta edición hemos advertido una mayor presencia de mods entre el público, así como también hemos reconocido las caras de esos seguidores que, año tras año, están ahí con la ilusión de ver como éste, nuestro (si, nuestro) festival, se consolida y crece tanto como se merece, que es mucho. Ente ellos incluimos a personajes ilustres del panorama sixty ibérico como el escritor Robert Abella, el lider de Los Imposibles, Paco Poza o su tocayo, Paco Vila, ex de Los Buhos y Los Flechazos, entre otros.

Indicar que las exposiciones en esta ocasión corrieron a cargo de Marcos Torres, que con su "A todo color, a todo volumen" vistió el edificio con un show visual para la ocasión, así como de Mari Carmen Blanch Nicolau y La Pera-U, quienes expusieron sus bonitas y llamativas obras de pop art, entre las que destacaban esos click de playmobil travestidos de personalidades históricas. Las otras dos exposiciones fueron, por un lado, un repaso fotográfico de las ediciones anteriores y otra de instrumentos musicales originarios de los sesenta.

Por último, apuntar que volvimos a cumplir con el clásico y no fuimos capaces de asistir al concierto que honraba a los valientes que se atrevieron a sacar sus Vespas y Minis con la que estaba cayendo en Castellón. Para ellos tocaron Neil Jung, quienes se merendaron un buen puñado de bonitas tonadas archiconocidas, desde The Who a The Beatles pasando, obvia decirlo, por Teenage Fanclub.

Y es todo, sólo queda saludar al atento y afable Alex Magic Pop, director de Magic Pop, así como a su colaboradora Pat Sarrais, a los compañeros de La Redacción Atómica, a África Ligero (Lullaby Vintage y The Confidents) y a su compañero Joan (Los Inéditos), a Sisuca de herecomesthedrummer y su chico, al hermano "canario" de Bernhard Gold, así como a todos aquellos, artistas y civiles, con quien compartimos sorbos e hicieron de este fin de semana algo tan especial.

La mención especial es para el enorme José Angel, "Chupilla", el anfitrión perfecto (¡devuélvenos la visita ya y deja de gastar en logaritmos!), y, como no, para los que allí estuvimos esta vez, Jonás ("el cazachollos"), Antonio, el Godfather y, faltaría más, al ínclito y entusiasta nuevo colaborador de Yo ya te lo dije, Juantxo(colate Watchband).

¡Larga vida al Sixties Rock Weekend! Nos vemos en el cuarto...

Yo ya te lo dije

6 comentarios:

Magic Pop dijo...

Excelente trabajo informativo. Gracias por citar al Magic Pop en vuestra crónica. Fue un gran placer el conoceros.

Un abrazo
Àlex

Werty dijo...

Me encanto el post. No conocia ninguna. Estuve por youtube y la que mas me gusto por lejos fue Chico Boom. Buen aporte

Saludos!

Anónimo dijo...

Lo que más me gustó -supongo que porque además de gustarme me sorprendió- fue Chico Boom. La descripción que habéis hecho de su estilo la encuentro de lo más acertada.

Robert Abella

siciliapop dijo...

Es cierto, nadie se esperaba lo que ofreció Chico Boom, fue un set contundente. Y sobre el estilo, creo que se les notó su inclinación british. Se agradeció bastante. Habrá que seguir los pasos a Supersweet.
Un saludo.

Yo ya te lo dije

JUAN JOSÉ dijo...

Alex Magic Pop, que bonito lo nuevo de los Brass Buttons, no?

Aunque no te conozca tengo entre mis manos y estoy dando lectura a un texto que les dedicaste el 25 de enero de 2011, que me han enviado junto con el increiblemente maravilloso comic book opera.

Magic Pop dijo...

Gracias Juan José por el comentario. Se trata, sin duda, de un trabajo magnífico, de lo mejorcito que va a editarse este año. Un álbum conceptual presentado de forma impecable con excelentes ilustraciones y unas canciones de powerpop que entusiasman. A nivel personal, que uno de los temas lleve el nombre de mi proyecto informativo musical es una de las cosas más emocionantes e inolvidables que me han pasado en mi vida

Un abrazo
Àlex